Al parecer los jugadores no saben controlar sus impulsos ante los comentarios de sus aficionados,

pues al término del encuentro entre los Lobos BUAP y el equipo jalisciense Las Chivas este sábado,

un aficionado se acercó al central de los Lobos mostrándole su enojo por la derrota sufrida tras el enfrentamiento,

lo que ocasiono molestia para el jugador quien se desquito empujándolo.

No fue el único jugador a quien se le olvida que gracias a la afición

se llenan los estadios donde estos participan y

no saben diferenciar entre pasión por el equipo y pasión por el juego,

o tomar los comentarios de las personas por quien viene.

Pues también en el equipo Cruz Azul que, en medio del enfrentamiento pasado,

un jugador también les hizo señas a sus aficionados de

la barra por los abucheos recibidos durante su bajo desempeño en el partido.

¿Que será de ellos sin la afición?

Lo mejor será tomar los comentarios buenos para

hacer un critica reconstructiva positiva y

no tomar los malos para perder afición.